GABRIELE D’ANNUNZIO poesía LA LLUVIA EN EL PINAR texto ESP

 

 

 

Gabriele D’Annunzio

La lluvia en el pinar

(La pioggia nel pineto)

 

(Literatura italiana, poesía, texto traducido al español)

 

Breve introducción a la poesía

 

“La lluvia en el pinar” (ita: La pioggia nel pineto) es un poema compuesto entre julio y agosto de 1902 por el poeta Gabriele D’Annunzio en la famosa Villa “La Versiliana”, donde vivía rodeado por el bosque de pinos en Marina di Pietrasanta, en Versilia.

Esta obra pertenece a Alcyone, una colección de poemas escritos por Gabriele D’Annunzio entre junio de 1899 y noviembre de 1903.

El poema “La lluvia en el pinar” Gabriele D’Annunzio rompe los enlaces sintácticos y crea una secuencia de efectos de sonido con rimas, dispuestas de diversas maneras, la asonancia, onomatopeyas y las similitudes.

En su famoso poema “La lluvia en el pinar” Gabriele D’Annunzio le dice a un paseo que él y su querida Hermione (el seudónimo de la famosa actriz Eleonora Duse) han hecho al bosque en un pinar abandonada cerca del mar. Durante la caminata, una fresca tormenta de verano los sorprende y los dos, entrando en la densa vegetación, inmersos y rodeados de naturaleza y lluvia, escuchan la sinfonía de sonidos y olores, y se mezclan y empatizan con ella.

 

Bajo el texto del poema de Gabriele D’Annunzio “La lluvia en el pinar” (La pioggia nel pineto) traducido al español.

En este enlace encontrará el texto del poema de Gabriele D’Annunzio: “La lluvia en el pinar” en el idioma italiano original.

En el menú superior o en el lateral encontrará la poesía de Gabriele D’Annunzio: “La lluvia en el pinar” traducido a otros idiomas: inglés, alemán, francés, chino, etc.

Buena lectura.

 

 

 

Gabriele D’Annunzio

La lluvia en el pinar

(La pioggia nel pineto)

 

(texto traducido al español)

 

 

 

Calla.

Sobre el umbral

del bosque no oigo

palabras que llamas

humanas; pero oigo

palabras más nuevas

que hablan gotas y hojas lejanas.

 

Escucha.

Llueve de las nubes fugitivas.

Llueve sobre los tamariscos

salobres y quemados,

llueve sobre los pinos

escamosos y áridos,

 

llueve sobre los mirtos divinos,

sobre las fulgentes retamas

de flores plenas,

sobre las retamas densas

de golosos aromas,

 

llueve sobre nuestros rostros silvanos,

sobre nuestras manos desnudas,

sobre nuestras ropas ligeras,

sobre las frescas ideas

que el alma anuncia

como la buena nueva,

 

sobre la fábula bella

que ayer te ilusionó,

y que hoy me ilusiona,

Oh Hermione.

 

 

¿Oyes?

La lluvia cae

sobre la solitaria verdura

con un crepitar que dura

y en el aire muta

propicias las frondas

Más densas, menos densas.

 

Escucha.

Responde al llanto el canto

de las cigarras

que el llanto austral

no asusta,

ni el cielo espectral.

 

Es el pino

tiene un sonido, y el mirto

tiene otro y el enebro

aún otro, instrumentos diversos

bajo innumerables dedos.

 

E inmersos estamos en el espíritu silvestre,

de arbórea vida viviente;

y tu rostro ebrio

está mórbido de lluvia

como una hoja,

 

y tus cabellos

huelen como

las claras retamas,

oh criatura terrestre

que tiene nombre,

Hermione.

 

 

Escucha, escucha.

El acorde de las áreas cigarras

de a poco más sordo

se hace sobre el llanto que crece;

Pero un canto se vierte

más ronco

que de allí sale,

de la húmida sombra remota.

 

Más sordo y más tenue

se ralenta, se apaga.

Sólo una nota

aún tiembla, se apaga,

Resurge, tiembla, se apaga.

No se oye la voz del mar.

Ora se oye sobre la fronda toda

repiquetear la argéntea lluvia

que monda, el murmullo que muta

según la fronda

más densa, menos densa.

 

Escucha.

La hija del aire

está muda; pero la hija

del limo lejana,

la rana,

canta en la sombra más honda,

¡quizás donde, quizás donde!

Y llueve sobre tus cejas,

Hermione.

 

 

Llueve sobre tus cejas negras

pareciera lloraras

pero de placer; no blanca

más casi vuelta verdeante,

que pareces de corteza salida.

Y en nosotros es fresca la vida

fragante,

 

el corazón en el pecho como durazno intacto,

Los ojos entre los párpados

como veneros entre las hierbas,

los dientes en los alvéolos

como almendras acerbas.

 

Y vamos de breña en breña,

Unidos o separados

(y el verde vigor rudo

los tobillos nos enlaza

las rodillas nos enreda)

¡quizás dónde, quizás dónde!

 

 

Y llueve sobre nuestros rostros silvanos,

llueve sobre nuestras manos,

desnudas,

sobre nuestras ropas

ligeras,

sobre las frescas ideas,

que el alma anuncia

como buenas nuevas,

 

sobre la fábula bella

que ayer me ilusionó,

y que hoy te ilusiona,

Oh Hermione.

..

.

Gabriele D’Annunzio – La lluvia en el pinar (La pioggia nel pineto)

(Literatura italiana, poesía, texto traducido al español)

 

 

 

video poesía: Gabriele D’Annunzio – La lluvia en el pinar

(La pioggia nel pineto) recitado en español por: Adam Vox

 

 

 

Gabriele D’Annunzio

 

 

Gabriele D’Annunzio (Pescara, 12 de marzo de 1863-Gardone Riviera, 1 de marzo de 1938) principe di Montenevoso, fue un novelista, poeta, dramaturgo, militar y político italiano, símbolo del Decadentismo y héroe de guerra.

Gabriele D’Annunzio, Apodado «il Vate» (es decir, «el Poeta Profeta»)​ ocupó una posición prominente en la literatura italiana desde 1889 hasta 1910 y, en la vida política, entre 1914 y 1924, aproximadamente.

Entre novelas de Gabriele D’Annunzio se encuentra “El inocente”, que Luchino Visconti llevó a la gran pantalla (wikipedia).

 

 

www.yeyebook.com

 

Sharing culture!

También te podría gustar...