CANTO DE OTOÑO poesía de CHARLES BAUDELAIRE Texto en Español

 

 

 

Charles Baudelaire

Canto de otoño

(Chant d’automne)

 

(texto del poema traducido al español)

 

Breve introducción a la poesía

 

 

“Canto de otoño” es un poema lírico de Charles Baudelaire contenido en la sección: “Spleen y Ideal” de la colección de poesía: “Las flores del mal”.

I) el hombre está encadenado “entre las estaciones” de la vida que pasa inexorable, los troncos de madera que caen expiran el tiempo, el verano es demasiado corto, el frío del invierno avanza, el corazón se congela, el peligro de la humanidad es la pérdida de sensibilidad. Quien se detiene a observar, consciente y consternado, muere más rápidamente .

II) Ni siquiera la belleza de tus ojos verdes, ni siquiera tu amor es suficiente para salvar al hombre Quien es consciente del paso del tiempo y de las estaciones. “Y sin embargo, ámame, ¡corazón tierno! sé maternal, Hasta para un ingrato, aún para un perverso; Amante o hermana, sé la dulzura efímera De un glorioso otoño o de un sol poniente … “aunque consciente de su brevedad todavía puedo saborear el momento y el encantamiento efímero,
aunque en un corto y melancólico nostalgia: “Del otoño el destello amarillo y dulce! …“. (De: Introducción a la poesía, por Michael Serye).

 

A continuación se muestra el poema de Charles Baudelaire: “Canto de otoño” traducido al español.

Aquí puede encontrar el poema de Charles Baudelaire: “Canto de otoño” en el idioma francés original.

En el menú de arriba o al lado, puede encontrar el poema de Charles Baudelaire: “Canto de otoño” traducido
por yeyebook.com en otros idiomas: inglés, italiano, alemán y chino.

Buena lectura.

 

 

 

Charles Baudelaire

Canto de otoño

 

(texto del poema traducido al español)

 

 

 

I

 

 

Pronto nos hundiremos en las frías tinieblas;

¡Adiós, viva claridad de nuestros menguados estíos!

Escucho ya caer con resonancias fúnebres

La leña retumbante sobre el empedrado de los patios.

 

 

Todo el invierno va a penetrar en mí ser: cólera,

Odio, estremecimientos, horror, trabajo duro y forzado,

Y, como el sol en su infierno polar,

Mi corazón no será más que un bloque rojo y helado.

 

 

Escucho temblando cada leño que cae;

El patíbulo que erigen no tiene eco más sordo.

Mi espíritu se asemeja a la torre que sucumbe

Bajo la arremetida del ariete infatigable y pesado.

 

 

Me parece que, mecido por este chocar monótono,

Clavarán con gran prisa en alguna parte un ataúd,

¿Para quién? —Ayer era verano; ¡he aquí el otoño!

Este ruido misterioso repercute como un adiós.

 

 

 

II

 

 

De tu lánguida mirada amo la luz verdosa,

Dulce beldad; pero hoy todo me es amargo,

Y nada, ni tu amor, ni tu alcoba, ni el hogar,

Valen para mí lo que el sol radiante sobre el mar.

 

 

Y sin embargo, ámame, ¡corazón tierno! sé maternal

Hasta para un ingrato, aún para un perverso;

Amante o hermana, sé la dulzura efímera

De un glorioso otoño o de un sol poniente.

 

 

¡Breve tarea! La tumba aguarda; ¡Está ávida!

¡Ah! Déjame, mi frente posada sobre tus rodillas,

gustar, añorando el estío blanco y tórrido,

Del otoño el destello amarillo y dulce!

..

.

Charles Baudelaire – Canto de otoño

(Poema número 56 de Las flores del mal, edición de 1861).

 

 

 

video poesia de: Charles Baudelaire – Canto de otoño

 

 

 

Charles Baudelaire

Todos los poemas

 

aquí

 

 

 

Charles Baudelaire

Bibliografía

 

aquí

 

 

 

www.yeyebook.com

 

Sharing culture!

También te podría gustar...